Berlín quiere ser la capital europea de vegetarianos y veganos

Los habitantes de Berlín se van acostumbrando a encontrarse a cada paso con restaurantes vegetarianos, a ir a comprar sus calzados a zapaterías que no venden ningún producto hecho con cuero y lo último en esta tendencia son los tatuadres que utilizan tintas completamente vegetales.

Todo esto genera un panorama que le permite a Berlin estar cerca de ser la ciudad europea más proclive a considerarse la capital continental del vegetarianismo y del veganismo.

Según la Unión Vegetariana Alemana (VEBU), 7,8 millones de alemanes son ya vegetarianos y de estos, cerca de 900.000 se declaran veganos, es decir, rechazan cualquier producto de origen animal.

Junto a ellos crecen también los “vegetarianos a tiempo parcial”: 42 millones de alemanes, según datos del instituto demoscópico Forsa, no comen carne tres o más días por semana.

berlin vegetariano 3

Por su parte, el director general de VEBU, Sebastián Joy, quien recuerda que en los últimos 30 años el número de vegetarianos se ha multiplicado por más de 10, remarcó en dialogo con la EFE que la tendencia en este sentido es creciente.

La cocina vegetariana ha llegado al centro de la escena culinaria de Berlín. Por ejemplo, “Cookies Cream” es conocida como un establecimiento de comida vegetariana de gama alta que marca tendencias en Berlín y fue presentado en la guía gourmet Gault Millau 2014. El restaurante vegetariano “Lucky Leek” ya se ha ganado una entrada en la prestigiosa Guía Michelin. Además, un número cada vez mayor de cocineros, por ejemplo, los que están en “Nobelhart y Schmutzig”, están utilizando ingredientes orgánicos y producidos localmente y están poniendo platos vegetarianos en sus menús. Incluso los puestos de comida rápida están ofreciendo pinchos vegetarianos.

Un paso más allá se sitúan los veganos, cuya ideología reina en la berlinesa Schivelbeiner Strasse, que Se presenta como la primera avenida vegana del mundo, con negocios que ofrecen zapatos, cosméticos, revistas, bebidas, prendas de ropa, helados, accesorios, comestibles e incluso comida para perros y gatos libres de producción animal.

berlin vegetariano 1

La zapatería Avesu por ejemplo, desde hace cinco años vende en la capital alemana calzados, bolsos y complementos producidos a base de algodón, corcho, cáñamo y materiales reciclables.

“Ofrecemos productos libres de sufrimiento animal, de fabricación ecológica y elaborados bajo unas condiciones de trabajo justas y sin explotación infantil“ contó una de las empleadas del local.
Sus productos rondan los 100 euros de media, “un poco más caros que una zapatería al uso“, reconoce antes de recordar que la producción es pequeña y los materiales más costosos.

Este precio un poco más alto es por ahora inevitable. Ya hemos visto en otros artículos, que los costos más altos tienen que ver con condiciones de trabajo salubres para quienes pasan por las distintas cadenas de elaboración de un producto y por la condición artesanal del trabajo que requiere mayor demanda de tiempo de los trabajadores que lo producen.

berlin vegetariano 4

El “Veggieboom” berlinés se extiende a coctelerías, peluquerías e incluso hoteles, reunidos en una asociación con el eslogan “Vacaciones vegetarianas: Sano, sostenible y ético.”

De todos modos, contraponiéndose a esta culto en auge de lo orgánico y vegetariano, se levantan otras voces y se suceden los debates, con visiones críticas como la del director del departamento de Endocrinología, Diabetes y Alimentación de la Clínica Universitaria de la Charité, Andreas Pfeiffer.

Considerar sanos los cereales, la verdura y la fruta y no la carne y el pescado es algo “indudablemente falso“, sostuvo en el último coloquio organizado por “Die Lebensmittelwirtschaft“, federación que agrupa a la industria alimentaria alemana.

No hay comentarios todavía

Esta nota no permite comentarios

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo