“La dieta de la felicidad” o 7 pasos para purificarte: todo en un bol

La felicidad está dentro de un par de cuencos. Para aquellos que se preguntan qué y cuánto pueden comer para sentirse bien y estar en forma, Lucía Bacciottini responde eso. La bióloga y nutricionista ha estudiado una solución volumétrica para responder a todas las preguntas de aquellos que quieren purificar, perder peso o mantener su peso.

Tres palabras para tener en cuenta: porción, proporción y dirección. Así que sin pesar los alimentos, explica esta especialista que los cuencos deben ser del tamaño adecuado, tanto por la cantidad y calidad de la comida: el plato de verduras crudas debe ser el doble que el de frutas, cereales y legumbres.

Luego también contará el orden en que comemos los alimentos: el primero ya no será un plato de pasta, sino un plato de verduras. Entonces, la comida de la felicidad es fácil de preparar. Las verduras se deben presentar al comienzo de la comida. Luego agregamos proteínas vegetales, proteínas vegetales, cereales y grasas vegetales, todo en un tazón pequeño.

Las porciones son fáciles de identificar y recordar: el tazón grande corresponde a un plato hondo grande, como de sopa; el recipiente en el cual comer verduras cocidas, sopas, centrífugas y extractos será en cambio el que comúnmente usamos para el café.

La taza clásica en cambio deberá contener la cantidad correcta de fruta fresca, yogur, pero también cereales y legumbres cocidos. En cambio, en la taza de té podemos consumir la cantidad correcta de huevos, ricotta y fruta deshidratada. En la de café en lugar de frutos secos, semillas y condimentos. Para carne, pescado y pan, sin embargo, debemos usar el plato de postre. La porción de postres y quesos es más drástica: el platillo de la taza de café.

 

“Si bien es cierto que comer procura la felicidad – dice Lucía Bacciottini, en su libro “La dieta de la felicidad” – hacerlo conscientemente todavía produce más. El método volumétrico ya ha sido probado y demostrado por muchas personas. Entonces, hagamos la dieta feliz, porque si poder decidir qué comer es una gran felicidad, poder elegir la comida correcta es aún mejor “.

Así es como funciona la dieta de la felicidad

Vegetales crudos en el gran cuenco (ensaladera)

Es con el que comenzás la comida. Ensalada verde, lechuga, rúcula, escarola, radicchio, y luego ensalada de repollo, ensalada mixta, hinojo, zanahorias y calabacín. Podés elegir verduras de temporada que se pueden comer crudas. La ensalada de hojas verdes es siempre una primera opción.

En la taza del Café con Leche: verduras cocidas

Entre los vegetales cocidos: sopas de verduras, crema de calabaza, caldo de verduras, sopa de miso, chauchas, espinacas, acelgas, alcauciles, calabacines, pimientos y berenjenas. Pero también bebidas como agua caliente y limón, té, té de hierbas, extractos de frutas y verduras. Si estás siguiendo una dieta de mantenimiento también sirve para ajustar la porción de pasta de trigo integral cocida.

En la taza de sopas, legumbres y frutas frescas

Lleno hasta el borde, representa la porción volumétrica de los granos enteros orgánicos cocidos: mijo, arroz, cebada, avena, bulgur y cuscús. Pero también verduras cocidas, yogurt y leche. Para fruta fresca y cruda de temporada. En la dieta de mantenimiento sirve para medir incluso la cantidad de papas cocidas.

En la taza de té, frutas cocidas

Es la porción volumétrica para manzanas, peras, cerezas y ciruelas cocidas. También para copos de cereales con fruta deshidratada sin endulzar. También para los moluscos: pulpo, calamar.

En la tacita de café, los condimentos

La taza de café representa la porción de aceite de oliva virgen extra, limón, vinagre, vinagreta, mostaza; para las semillas: calabaza, girasol, lino, sésamo; para frutos secos: almendras, nueces, avellanas, pistachos y pasas. La cantidad de aceite permitida para cada comida es la mitad del volumen de las tacitas, aproximadamente una cuchara.

En el plato de postre, las proteinas y los postres

En el plato de postre: pollo, ternera, pavo, ternera y carne magra de cerdo. Pero también pescado: bacalao, merluza, dorada, lenguado, lubina y otras especies capturadas en el Mar. En la taza de café: quesos frescos y añejos, dulces y galletas.

Atención a las combinaciones

“Nunca combines grasa con carbohidratos; agrega la grasa solo a vegetales y proteínas magras. Combina los carbohidratos con proteínas magras y verduras. Prefiere los cereales integrales y de grano entero. Combina fruta fresca con verduras y proteínas magras. Nunca combines el vino con carbohidratos” culmina Lucía.

No Comments Yet

Comments are closed

Buena Vibra

Movida Sana

Por El Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!